Estoy enamorada de un hombre con hijos

Uno de los sueños que nos venden desde que somos pequeñas es el de formar una familia. Enamorarnos, casarnos, tener hijos y todas esas cosas. Pero, no hay nada más lejos de la realidad. Las parejas, lejos de vivir un cuento de hadas, se separan, o hay quienes deciden tener hijos por su cuenta y formar una familia monoparental sin necesidad de encontrar al príncipe azul o a la princesa
que nos venden.

 

pareja con hijos

Pero, obviamente tener hijos no implica cerrarse al amor y si has llegado a este post es porque posiblemente te estés enamorando de un hombre con hijos que has conocido en una web de citas como fuegodevida.com. Lo primero que debes saber es que no
tienes por qué asustarte. Él tiene un pasado del mismo modo que lo tienes tú, así que si queréis seguir conociéndoos vais a tener que respetar eso. Quizás la relación no sea la misma que si tu pareja no tuviera hijos, pero este hecho tampoco tiene que resultar un obstáculo para que podáis ser felices.

Consejos para iniciar una relación

Comparte tus miedos: Es normal que al principio te sientas algo insegura. Vas a empezar a formar parte de una familia que no es la tuya pero que podría llegar a serlo y tienes miedo de si serás bien recibida o no. El miedo al rechazo es normal así que háblalo con tu pareja: te ayudará a calmarte y te dará seguridad. Si sabe de tus nervios tendrá más sensibilidad con tus reacciones.

Deja que la relación fluya: No quieras ganarte a sus hijos a la primera. Los niños van a necesitar asimilar los cambios que se están produciendo en sus vidas hasta que puedan empezar a apreciarte como la pareja de su padre. Sobre todo porque las separaciones siempre son dolorosas para ellos así que lo mejor será dejarlos que lo superen antes de entrar en sus vidas.

Cuidado con vuestra intimidad: Parte de darle a los niños el tiempo que necesiten para asimilarlo depende del grado de afectividad que mostréis entre vosotros. Mostraos más distantes en un principio delante de ellos hasta que acepten vuestra relación.

Los niños no son tus enemigos: Debes comprender que son una pieza fundamental y casi que la más importante en la vida de tu pareja, así que deberás evitar mantener una actitud de competición por ganarte la atención y el protagonismo. Esto solo hará que tu pareja vea en ti a una persona infantil e insegura y podría debilitar vuestra relación. Ya tiene hijos de los que preocuparse, a su lado necesita una persona adulta.

Su ex tampoco es tu enemiga: Si se llevan bien no la veas como una amenaza a su relación y si tienen problemas mantente al margen. Apoya a tu pareja pero intenta siempre fomentar la calma por el bienestar de los niños, tu pareja en el fondo te lo agradecerá.